TEMA 5. Biblia y Vida

13 de Agosto de 2020
[Equipo de la Escuelita]

1. Contemplar las narraciones de las comunidades: la biblia abierta

Mi nombre es Pedro Basilio Guerrero, soy de la cooperativa Gregorio Blandino, tengo 59 años, me integré de 12 años a organizar los campesinos en el tiempo de Somoza, en el año 1972, nosotros les anunciamos sobre la tierra prometida, unos textos de la biblia que salen en el antiguo testamento sobre la historia de Israel. Tenemos ya más de 30 años donde vivimos en comunidad, creemos que Dios está con nosotros y va a continuar con nosotros, mientras esto se mantenga unido, porque Dios es unidad, Dios es sabiduría y con en el nombre de él, tomando en cuenta el antiguo testamento llegamos a este lugar.

2. Mezclar tejidos, entramar textos 

 

Gabriel Mestre, Obispo de Mar del Plata, afirma que la vida sin la Biblia, sin la palabra de nuestro Dios pierde su rumbo, pierde su horizonte; y la Biblia sin la vida es letra muerta, es algo realmente pesado. ‘No conectar Biblia con vida es no haber entendido nada de los que la Sagrada Escritura es para el Pueblo’, Biblia y vida, escritura y pueblo necesariamente van de la mano nunca pueden separarse.

 

3. Escuchar comunidad y evangelio en tu territorio 

 

Esta semana hemos tenido el gran reto de mirar hacia atrás para sistematizar la experiencia de la escuelita. Sentarnos en comunidad, a la vera del río. Contemplar el remanso y reflejarnos en él para percibir cuánto se ha nutrido nuestro árbol en este tiempo de construcción personal y colectiva en la Escuelita Bendita Mezcla. En el remanso de sistematización, hemos aprendido que las raíces nos hablan de sentipensar, rumiar. Que cantar con otros es construir comunidad, que no quedan conceptos sino quedan la vida, que el mensaje de Jesucristo sigue latente. Son voces de hermanos diversos que alimentan una teología que no busca hablar de Dios sino dejar hablar a Dios y escucharlo. Y en esta escucha, reflejada en los aros del tronco, aprendimos que todo está relacionado, que Dios acompaña nuestro caminar. Esta sistematización entreteje cuatro movimientos que necesitan de unos brotes de compromiso para seguir caminando, seguir leyendo el material y ampliarlo, poner más tiempo personal, contar sobre lo aprendido. Compromisos personales que nos ayudan a seguir como comunidad. 

 

Contemplando el remanso nos ponemos de pie y seguimos camino acercándonos a la Biblia en un tiempo de fundamentalismos religiosos. Esta presentación de la Escuelita está acompañada de una imagen de cuatro presidentes actuales de América Latina, con la Biblia en sus manos y con planes de hambre en sus corazones para el Pueblo. Frente a esta contradicción, sentimos la urgente necesidad de unir fe y vida, Biblia y pueblo, para disputar la lectura de nuestra fe en estas tierras. Todos los fundamentalismos operan en base a un código de pureza y nosotros creemos en la potencia bendita de la mezcla. 

 

Tenemos la certeza de que ese Dios que se nos revela desde el Génesis hasta el Apocalipsis, es el mismo que un día hizo carne en Jesús de Nazaret. Uno y otro están en completa sintonía, en identificación total.  Decimos esto, aunque parezca una obviedad, porque en la tradición bíblica latinoamericana, es la historia concretísima de Jesús la que tensa el horizonte narrativo e interpretativo de lo que en Nuestramerica conocemos como lectura popular. Bien dice el Carlos Mesters que al pueblo de las comunidades, que siempre lee con los ojos de la dura realidad dura de su vida, la Biblia le aparece como un espejo, como un símbolo de aquello que él mismo vive hoy así, estableciéndose así una unión profunda entre vida y Biblia que, aunque algunas veces puede dar la impresión aparente de un concordismo superficial,  en realidad, es una lectura de fe muy semejante a la lectura que hacían las comunidades de los primeros cristianos y la de los Santos Padre en los primeros siglos de las iglesias. 

 

A partir de esta unión entre Biblia y vida, que el pueblo latinomaericano hace el mayor de los descubrimientos: “Si Dios estuvo con aquel pueblo en el pasado, entonces él también está con nosotros en esta lucha que hacemos para liberarnos. ¡Él también escucha nuestro clamor!” (cf. Ex 2,24; 3,7). 

 

Y junto a Pedro Basilio y Gabriel queremos adentrarnos en el corazón de la historia bíblica de la salvación, escuchar con atención al momento histórico que habitamos y así construir un relato neobíblico que nos permita volver a mirar nuestra realidad a la luz de la Palabra, siempre actual. 

 

Interpretar la Biblia sin mirar la realidad de la vida del pueblo de ayer y de hoy es lo mismo que mantener la sal fuera de la comida, la semilla fuera de la tierra, la luz debajo de la mesa. ¿Porque la realidad de la vida es tan importante para que las personas logren  entender la Biblia?;  porque la Biblia no es el primer libro que Dios escribió para nosotros. El primer libro es la vida, la naturaleza creada por Dios, son los hechos, los acontecimientos, la historia, todo lo que existe y sucede en la vida del pueblo. Es la realidad que nos envuelve, es la vida que vivimos. Dios se quiere comunicar con nosotros a través del “libro de la vida” por medio de ella nos transmite su mensaje de amor y de justicia. Pero frente a la potencia y posibilidad del mal, Dios inspiró un segundo libro que es la Biblia para recordarnos su historia de amor con los pueblos.

 

La Biblia no vino a ocupar el lugar de la vida, al contrario, la Biblia fue escrita para ayudar a entender el sentido de la vida y a captar de una manera más clara la presencia de la palabra de Dios dentro de nuestra realidad. San Agustín resumió todo eso de la siguiente manera: ‘La Biblia el segundo libro de Dios fue escrito para ayudarnos a descifrar el mundo para devolvernos la mirada de la fe y la contemplación, Y para transformar toda la realidad en una gran revelación de Dios’. 

 

La Biblia es, además, el libro más leído en la historia de la humanidad. Escrito a lo largo de cientos de años, conserva la sabiduría narrativa de muchos pueblos. A propósito de los relatos y géneros literarios Daniel Marguerat e Yván Bourquin en su libro “Como leer los relatos bíblicos iniciación al análisis narrativo” (lectura de este núcleo), nos dicen: 

 

Relatar es algo tan viejo como el mundo, desde siempre el ser humano hombre y mujer relata y se relata. Las intenciones son innumerables: instruir, comunicar, consolar, testimoniar, distraer (…) El relato sucede al relato, y la magia del cuento renace en cada ocasión. 

 

También los creyentes desde la noche de los tiempos relatan, Israel vivió de decirse y volverse a decir la historia tejida entre Dios y los suyos, y entre los primeros cristianos tan pronto como pasó el deslumbramiento de Pascua, las lenguas se soltaron. Desde entonces, los relatos bíblicos han sido transmitidos de generación en generación; Alimentando la fe e inflamando la imaginación. La Biblia es uno de los más fabulosos tesoros de historias, que le han sido dado leer a la humanidad. 

 

Ahora bien, hay dos tipos de lectores: el primer lector, se deja llevar por el relato. El segundo lector, quisiera saber cómo hace el autor para arrebatarle con el relato. pues no se relata de cualquier manera, los relatos bíblicos largamente elaborados en su etapa oral y pacientemente redactados por autores piadosos obedecen a sutiles reglas de composición.  ¿Cómo están construidos? ¿qué efecto quisiera producir los narradores? ¿cómo orientan la atención del lector? ¿qué señales puestas en el texto mismo guían al lector en la comprensión de la historia?  

 

En comunidad haremos un viaje por la historia de salvación desde sus historias bíblicas. Re-visitaremos las narraciones arquetípicas, corazón de la fe hebrea y cristiana, que cuentan la historia de amor entre un Pueblo y su Dios: desde el relato cosmogónico de Génesis 1, pasando por la posibilidad de matar al hermano diferente, hasta llegar a la encarnación, la crisis y la resurrección narrada por las comunidades del movimiento de Jesús. Leeremos para eso, algunas de las grandes revistas y escuelas de reflexión bíblica Latinoamericana, que han regalado una gran profundidad para acercarnos a la Sagrada Escritura. Biblia, reflexión y narraciones comunitarias, serán la mezcla que nos ayude a desafiar la literalidad fundamentalista que tanto daño hace. 

 

Te invitamos en esta oportunidad a que realices un ejercicio iluminando tu realidad con un texto bíblico y creando un nuevo relato. Te ofrecemos un ejemplo: “Noelia y las 4 maderas”, propuesta de relato neobíblico elaborado por lxs tutorxs de ‘Bendita Mezcla´. Se trata del audio adjunto más abajo, que busca hacer dialogar una narración bíblica con la realidad actual, recogiendo saberes, voces, generaciones, sentires y pensares de nuestra América Latina con una mirada esperanzadora del mundo venidero.

 

Equipo Escuelita ‘Bendita Mezcla’

 

Pd: Esta semana vivimos de Pascua en NuestrAmérica. El gran poeta y profeta Dom Pedro Casaldáliga llegó al abrazo definitivo. Desde la escuelita escribimos algunas resonancias desde el corazón, reconociendo genes de abuelidad en este gran ser humano. Con cariño de nietxs: 

 

https://amerindiaenlared.org/contenido/17730/nuestra-piedra-pascua-del-obispo-pedro-en-la-voz-de-unxs-nietxs/

 

Audio

debugger
0
0

CONTACTO

©2017 Amerindia - Todos los derechos reservados.