A Pedro Casaldáliga no le impone la muerte. Su casa siempre está abierta

14 de Enero de 2013

"Pedro no quería que su pueblo sintiera que él huía"La sencillez con la que reflexiona, la libertad con la que cuenta los chistes, y su fe, que mueve montañas, son enormes
Hace unas semanas el obispo Pedro Casaldáliga tuvo que salir de San Félix de Araguaia por una serie de amenazas. "Él no quería que su pueblo sintiera que huía", cuenta Mari Pepa Rabaquien, al igual que su marido, José María Concepción, vive desde hace muchos años muy de cerca de Casaldáliga. Ambos, hoy, nos introducen en el interior de esta historia.




"Pedro no quería que su pueblo sintiera que él huía"

La sencillez con la que reflexiona, la libertad con la que cuenta los chistes, y su fe, que mueve montañas, son enormes

Hace unas semanas el obispo Pedro Casaldáliga tuvo que salir de San Félix de Araguaia por una serie de amenazas. "Él no quería que su pueblo sintiera que huía", cuenta Mari Pepa Rabaquien, al igual que su marido, José María Concepción, vive desde hace muchos años muy de cerca de Casaldáliga. Ambos, hoy, nos introducen en el interior de esta historia.

Procesar Pago
Compartir

debugger
0
0

CONTACTO

©2017 Amerindia - Todos los derechos reservados.